29/8/10

Señorita, coja un flyer


He pasado mucho tiempo pensando si tiene sentido o no coger la publicidad volante que reparten en las calles, normalmente gente que parece muy cansada, chicas con demasiado maquillaje y chicos que intentan mantener las apariencias (mis preferidos son aquellos que llevan puestas sus únicas camisas blancas).

El dilema tan duro que tengo es entre no coger y pensar que así los empresarios se van a enterar que no me gusta este tipo de publicidad y pasarán de esta práctica o cogerlo porque sé muy bien que las horas de trabajo y salario de est@s chic@s depende del número de los papelitos repartidos.

Es una elección entre una acción muy pequeña con supuesto impacto global y a largo plazo o la misma acción pequeña con impacto pequeño pero a corto plazo y muy local.

Viéndolo así ¡dame dos flyers de estos!