18/2/10

personalidad

- ¨Quería darte las gracias por tu trabajo, ha sido un placer tenerte en el grupo... sabes, es un verdadero placer conocer a una chica que no es sólo una chica pero que también tenga una personalidad...¨
En este momento, aunque era la madrugada de domingo, aunque estábamos en el corredor del hostal, aunque el chico es de Kirguistán, aunque sé que él quería decir todo lo mejor y pese a hecho que había traído coñac, tuve que intervenir y aconsejarle que nunca jamás vuelva a decir una cosa así.

Nos despedimos con un abrazo, y yo quedé pensando en que fue lo que me había chocado tanto. Quizá el hecho que en par de años él será un doctor y tendrá que servir a las mujeres, consolarlas, curarlas y aconsejarlas. O quizá la noción que así pueden pensar mis colegas, mis hermanos en armas, la gente de mi tribu.
Entonces da muchísimo miedo imaginar lo que ocurre en las mentes de los que están en guerra con nosotros.