3/12/09

conpapeles

Melmac no es España.

Obviamente no he leído bastante las obras de Kafka, no he vivido bastante en URSS, no he pasado bastante tiempo con formularios y con funcionarios conociendo el orden de las instituciones.

Y, no cabe duda, todo aquello tan bonito en que quería creer - tipo fomento de movilidad o ciudadanía europea - son las estafas más grandes que he conocido en mi vida.

Mensaje básico de la preciosa España parece ser
...Niña, vuélvete a tu aldea donde sabes como funcionan los bancos, como se inscribe en las universidades, como se paga las facturas, como se come, como se sale, como hay que vivir, jopé!
Pero no te llores, puedes venir a verenear, tenemos costas para todos los gustos!
Obviamente no he pasado bastante tiempo viviendo en el mundo donde las ideas y discursos no tiene nada que ver con la realidad, obviamente soy perdidamente ingenua.

Y como que si todavía hiciera falta, mañana pasaré por la Unidad de Extranjeros en Salamanca.*

* Y, no, no es una decisión fácil, sólo que estoy más que harta por tener que perder dinero, tiempo y balance emocional por disponer sólo de mi pasaporte que, sí, es mi único documento de identidad y, no, no tengo, ningún otro, no, tampoco en mí país.